Un viaje significa mucho más que conocer nuevos horizontes. Significa encontrarse con uno mismo, tomar nuevas decisiones ante diferentes situaciones, superar miedos, conectar con distintas personas y vivir nuevas experiencias. Aunque no nos demos cuenta, mientras viajamos aprendemos muchas cosas que nos van a servir para crecer y para conocer mucho de nosotros mismos…

1- Nos enseña a socializar

Seas tímido, callado o te cueste hablar con desconocidos, te aseguro que un viaje (más si lo hacés solo) va a cambiarte. Por necesidad, ya sea para preguntar donde queda algún lugar, cómo llegar a otro, dónde cambiar dinero o cualquier cosa que necesites saber vas a tener que hablar con extraños. Y si sos de hablar con todo el mundo, lo más probable es que hagas muchos amigos.

2- Nos invita a practicar nuevos idiomas

El lenguaje es tan necesario que sí o sí vas a tener que practicar al menos lo básico del idioma del lugar que visites. Un saludo, agradecer, cómo preguntar cosas básicas te ayudará a pasarlo mejor en tu viaje y también te va a permitir poder acercarte y conocer a la gente del lugar.

3- Nos ayuda a cuidar nuestra economía

Un viaje es una prueba genial para saber como nos manejamos con nuestro dinero. Tanto dinero para tantos días: cómo nos organizamos, cómo lo gastamos y cómo sobrevivimos si el presupuesto es bajo o lo necesario para los días que estemos fuera de casa.

4- Nos enseña nuevos bailes y danzas

La danza y la música de cada lugar que visitemos en el mundo nos va a transmitir algo único: un pedacito de ese momento y de ese sitio que seguramente recordemos siempre. Si tenemos la suerte y nos animamos a soltarnos y probar nuevos bailes y danzas será una increíble forma de aprender y sentir un poco más de la cultura de ese lugar.

5- Nos permite conocer otras religiones

Viajar nos enseña mucho más de religiones de lo que podemos leer o imaginarnos. Conocer templos, iglesias, mezquitas, etc., nos abrirá la mente y nos permitirá respetar cada creencia y cada culto.

6- Nos invita a probar nuevos sabores

La comida es una parte muy importante del viaje, probar nuevos sabores y/o el plato principal de cada país es algo que tienes que hacer siempre. Vas a aprender más de la gente del lugar y de gastronomía, y vas a descubrir nuevos sabores y más sobre tus gustos.

7- Nos conecta con el arte

Quienes amamos el arte, un viaje es la mejor opción para conocer más sobre arquitectura, pinturas o artistas de cada lugar. Pero quizás no seas muy amante del arte, tal vez nunca vayas a un museo. Si viajas, seguramente lo visites, seguro recorras una iglesia o algún templo, algún edificio o algún monumento y vas a aprender sobre ello y lo vas a admirar, hasta tal vez descubras cuánto te gusta.

Fuente: Intriper.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn